octubre 19, 2012

La rosa es sin por qué

¿Por qué dejé de escribir?
¿Por qué dejé las fotos?
¿Por qué dejé mis sueños para las noches?

*

Si yo nunca voy a tener hijos.
Las palabras podrían ser las hijas de mis manos
Las fotos podrían ser las hijas de mis ojos
Los sueños podrían ser los hijos de mi mente

*

¿Por qué dejé de escribir?
¿Por qué dejé las fotos?
¿Por qué dejé mis sueños para las noches?

5 comentarios:

O.o dijo...

Haces tomas hermosas, y escribes vital. Así que sería bueno "volver".

Dostoievskii dice dos cosas que para mí son muy importantes, quizá te digan algo: (no es textual) 1. Lo importante no es el sufrimiento, sino lo que haces con él, 2. El dolor existe para que los seres tengan conciencia de sus límites.

Saludos.

Sara Palacio Gaviria dijo...

Gracias por darme impulso. Espero no perder la constancia y volver.

Manuel Ricardo Castellanos Castellanos dijo...

Como dices "las palabras podrían ser las hijas de mis manos", lo que escribes será parte de tu legado cuando ya no estés, será tu regalo para el mundo.

A mi las fotos no me gustan tanto, tengo ideas tontas sobre eso, es como atrapar una sonrisa o un suspiro en un instante, prefiero tener el recuerdo en mi mente y mantenerlo vivo, dejarlo morir o tergiversarlo cuando quiera o cuando pueda.

Sigue escribiendo, lo haces muy bien, sencillo, directo, de manera tal que otra persona pueda conectarse fácilmente con lo que quieres expresar, con lo que vives y sientes.

Siempre saldrá una idea, un sentimiento, algo que puedes plasmar para desahogar la mente de millones de ideas que la atosigan, escribe y siéntete libre.

Un abrazo.

Sara Palacio Gaviria dijo...

Manuel:

Te agradezco que te tomes el tiempo de leerme y más de escribirme para alentarme.

Espero que mi escritura siga siendo mi forma de vivir.

Á dijo...

Una rosa es una rosa es una rosa : )
No te preocupes, eres escritora y lo harás de nuevo, en el momento en que debe ser.
Eres escritora aunque tus palabras hoy no salgan en un papel.

Á