agosto 21, 2013

Diario de un viaje corto

*7*

Último día en Santiago. Se acabó el viaje corto.  Voy a ver la exposición del World Press Photo 2013. Ellos no lo nombran así pero el título debería ser las distintas formas de la muerte. Pienso en algo que dice Cortázar hablando de Oliveira en uno de los libros que me compré en Argentina " ... Se pregunta muchas veces cómo es posible que el hombre como género, como especie, como conjuntó de civilizaciones, haya llegado a los tiempos actuales siguiendo un camino que no le garantiza en absoluto el alcance definitivo de la paz, la justicia y la felicidad, por un camino lleno de azares, injusticias y catástrofes en el que el hombre es el lobo del hombre, en que unos hombres atacan y destrozan a otros, en que justicia e injusticia se manejan muchas veces como cartas de póquer".

Recuerdo entonces todas las fotos sobre Siria, allá donde en este momento mercenarios que no creen, que no tienen idea, que reciben un sueldo por matar están estallando casas, vidas y cuerpecitos de niños que no tuvieron nada que ver. Las caras de las madres, de los hombres en la foto que ganó el premio lo dicen todo ¿qué nos pasa? ¿Será que nos hace falta mirar por la ventana del bus como dice Peña? ¿Será que tenemos que ir al mar más seguido?

Una mujer lee encima de unas bolsas de basura, sonríe mientras lee. Esa es la foto, pero por detrás hay más. Un basurero que debía estar cerrado desde el 2001 sigue siendo la principal fuente de "riqueza" (2 euros por día) de casi 30.000 personas en algún país de África, ese lugar que sólo existe en los mapas.

Un niño mira de reojo a la cámara. Una doble exposición que sólo recupera sus ojos y en cierta medida su cara. Sus padres decidieron tirarse por una ventana con él. Ambos murieron, el niño sobrevivió. Hay una ausencia muy fuerte en la foto y sin embargo, dicen que el niño está bien.

La selección femenina de baloncesto de Somalia tiene prohibido entrenar, interesarse por un deporte. Las mujeres se tapan, esconden el balón dentro de una mochila. Entrenan en una cancha abaleada, protegidas por soldados dispuestos a matar con tal de que las chicas puedan ensayar los tiros de 3. Luego salen de la cancha, con la cara tapada, el cuerpo mezclado con las telas y sin gotas de sudor.

Me dan ganas de llorar al ver los tugurios de algunas putas, la mayoría africanas, que se "ganan la vida", vivimos de eufemismos, siendo putas en medio de campos de trigo, en alguna ladera que tenga árboles y las proteja de las miradas ajenas. Están tiradas en colchones podridos, rodeadas de basura, flores y campos de trigo. Lo absurdo es que la miseria tenga belleza en su interior. Lo absurdo es pensar que hay hombres que disfrutan de ese "paisaje".

Salgo destruida, con ganas de vomitar. Quiero tomar fotos pero ya no sé a qué. Recuerdo las palabras de mi sobrino que empieza a preguntarse por el mundo en el que vive ¿para qué eso?  dice. En Santiago se queda Diego. También se queda un señor que no tiene hijos, ni familiares y que va todos los días al mismo restaurante y un niño perdido en el metro.

3 comentarios:

Johanna Diosa dijo...

Sa, en la última parte que dice "En Santiago se queda Diego, un señor que no tiene hijos..." no me suena con el final que dice "Y un niño perdido en el metro" falta alguna palabra? (uy, y Diego es ese lindo amigo tuyo? jajaja)

Sara Palacio Gaviria dijo...

Joja la idea era poner que se queda Diego y también un señor que no tiene hijos y un niño perdido en el metro, que fueron las dos últimas historias que vi antes de irme a dormir para salir al aeropuerto. Puede que falte el también.

Gracias por leerme y comentarme (y Diego, sí, es el amigo lindo mío)

Juan Higuera dijo...

De cía Don Mcculling, fotógrafo de guerra, que de haber conocido antes la magia y la fuerza de las fotografías de paisajes naturales no hubiera perdido tanto tiempo reproduciendo el dolor del mundo. y decía algo así.. “The landscape became a kind of process of healing so I could forget about wars and revolutions and dying children, because I was beginning to take those memories to bed with me at night, and having terrible dreams, and terrible nightmares, and feeling guilty, and waking up in a sweat.” yo me quedo con las fotos de Yamamoto, :)