agosto 15, 2009

Bunbury

Es la traición cantada y las ganas de no ser más lo que soy. Estar ahí presente ante la figura del que siempre quise ver y su voz falsa rompiendo todas las barreras de mis recuerdos hasta llevarlos al frente y deshacerlos. Mil sonrisas seguidas acompañadas de lágrimas que nunca salieron y una emocioncita por dentro que no se podía contener.

Durante varias horas la música modificó mis sensaciones, mis anhelos y mis deseos más profundos. La energía, las palmas de Andalucía todo el mundo confabulando para que ese instante sea ahora memorable.

La mejor traición, la mejor noche, acompañada de una luna increíble y pocas palabras más.

Y ahora tengo las arterias llenas de etceteras y un corazón espartano y unas manos que creen en los milagros...

2 comentarios:

O(ʜ)livia dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAa
(entiéndase eso como un grito bien agudo propio de los recitales)

te envidio.

mucho.


¬¬

(jejejeje, yo quiero bunbury y su voz de viejo sexyyyyy)

Laurita dijo...

Otro sueño cumplido
Parece increible que hayas estado ahí, creo que este año definitivamente es tu año.